04-09-2008

Cuatro Horas De Tensión Y Furia

Culpan A Saboteadores Por El Caos En Las Vías Del Sarmiento

El Gobierno y la concesionaria coincidieron en que los desperfectos tuvieron lugar tras una intervención intencional; los incidentes ocurrieron en la estación Castelar y en Merlo, donde fueron incendiados siete vagones; TBA evalúa las pérdidas en más de US$ 9 millones

El Gobierno y la concesionaria coincidieron en culpar a saboteadores por el origen de los desperfectos que desataron la furia y el caos esta mañana en las vías del tren Sarmiento y que resultaron con 13 personas detenidas, ocho heridas y destrozos por cifras millonarias. El Gobierno dio nombres y apuntó a militantes del Partido Obrero.

Todo comenzó hoy cerca de las 8, cuando un servicio que había partido a las 6.45 de Moreno hacia Once se detuvo entre las estaciones de Ituzaingó y Castelar. "La formación n° 5 quedó detenida debido a que sufrió un sabotaje en la cabina de control electrónico ubicada en un gabinete cerrado en uno de sus coches", señaló la concesionaria TBA en un comunicado.

El ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, Aníbal Fernández, fue más allá y explicó en una conferencia de prensa brindada esta noche que, tras ser violentado el gabinete, "se arrojó un líquido que ocasionó que se produjera el cortocircuito y que se accionaran los frenos".

Y aseguró: "Se trató de una situación armada, premeditada para dañar [dado que] en las mochilas había bengalas y nadie usa una bengala para ir a trabajar".

El ministro, tal como lo había señalado más temprano su par de Interior, Florencio Randazzo , acusó a los militantes del Partido Obrero de provocar los graves incidentes y dijo que se identificó a uno de ellos, de nombre José Escobar, como uno de los impulsores de la agresión contra la formación ferroviaria.

Ya desde temprano, Daniel Salcedo, jefe de la policía bonaerense, había adelantado que los disturbios habían estado "armados por grupos violentos organizados". Y, casi en sintonía con las declaraciones de Aníbal Fernández de esta noche, había dicho: "Nadie viaja con aerosoles ni elementos pirotécnicos cuando va al trabajo".

Los incidentes. La furia de los pasajeros tuvo lugar esta mañana, cuando tras más de una hora de espera sobre la formación detenida entre las estaciones Ituzaingó y Castelar, indignados, comenzaron a bajar a las vías. Caminaron por las vías y en minutos, cientos de personas ya arrojaban piedras y elementos contundentes contra las oficinas administrativas de la estación.

De acuerdo con Gustavo Gago, vocero de la concesionaria TBA, al lugar se envió otra formación para remolcar a la primera pero los pasajeros, enfurecidos, ya desmantelaban un quiosco ubicado sobre el andén, rompían vidrios de algunos autos estacionados en las inmediaciones y se llevaban las cajas de monedas de la boletería.

Mientras tanto, en la estación de Merlo, otro grupo de personas había iniciado fuego en siete vagones de otra formación la que, según TBA, era flamante, provista con aire acondicionado y por un valor de un millón de pesos.

Como resultado de los incidentes la policía detuvo a trece personas, ocho en Castelar, tres en Morón y dos en Haedo. Por otra parte, ocho personas (siete adultos y una niña) resultaron heridas y fueron trasladadas al hospital municipal de Morón con traumatismos leves y crisis de pánico, según informaron fuentes sanitarias bonaerenses.

TBA resolvió cortar el suministro de electricidad en forma preventiva, y en consecuencia el servicio de la línea Sarmiento estuvo interrumpido, en forma parcial primero y después en forma total, por más de cuatro horas.

En una primera evaluación de los daños provocados por la violencia la empresa calculó que se perdieron cerca de 9 millones de dólares, sólo por "el daño total en la formación N° 3, de 7 coches".

El Gobierno y la concesionaria coincidieron en que los desperfectos tuvieron lugar tras una intervención intencional; los incidentes ocurrieron en la estación Castelar y en Merlo, donde fueron incendiados siete vagones; TBA evalúa las pérdidas en más de US$ 9 millones

Saturados. En declaraciones periodísticas, Gago también manifestó: "No podemos satisfacer la creciente demanda que hay en la zona oeste de pasajeros en la hora pico, el servicio está saturado, y esto lo venimos diciendo desde hace mucho tiempo".

"No podemos incrementar las frecuencias de trenes por el sistema de barreras. Estamos en un nudo que se hace difícil en la continuidad de la prestación del servicio", añadió.

Por su parte, el defensor del Pueblo de la Nación, Eduardo Mondino, sostuvo hoy que los incidentes producidos en Castelar y Merlo son el reflejo de un servicio de transporte público que "está colapsado", y criticó con dureza al Gobierno al afirmar que la Comisión Nacional de Regulación del Transporte "no existe".

"Estas son las consecuencias que se sufren cuando la gente ve todos los días vulnerados sus derechos básicos", destacó Mondino a radio Mitre, al tiempo que puntualizó que "la gente viaja como ganado, y llega a un punto en el cual la violencia, que no tiene justificación, aparece como el único elemento que tiene el usuario".

Subrayó que "evidentemente, estamos con un sistema de transporte público colapsado desde hace mucho tiempo".

Fuente: La Nación

Diario El Libertador Edición On Line






Virginia Sweaters - Galería paseo del Pilar - Corrientes




www.corrientescate.com

(c) 2008 - 2018 - Corrientescate.com - Corrientes - Provincia de Corrientes - Argentina