08-09-2008

Están En 37 Ciudades

¿Marcianos En Buenos Aires?

Aún no. Pero hay que estar atentos en todo el país. La historia de un artista francés que recorre el mundo decorando calles inspirado en el famoso videojuego "Space Invaders" que cumplió 30 años.

"Soy el invasor (que es mi alias). Aparezco siempre enmascarado en público, así que nadie conoce mi cara. Algunos me llaman contaminador urbano, otras dicen que soy un artista. ¡Prefiero pensarme como invasor!", así se describe este provocador francés, que fue últimamente noticia por llevar ocho años invadiendo anónimamente rincones de varias ciudades del mundo entero con mosaicos multicolores inspirados en los pixelados marcianos de Space Invaders, la primera generación de este famoso videojuego. El invasor, prueba el diseño, prepara los mosaicos y con cemento los pega generalmente en monumentos, edificios , puentes, galerías de arte y paredes expuestas al público; respetando el aspecto ultra-pixelado. Todo puede verse en su site. 

 

Su inspiración acaba de cumplir 30 años. En 1978, Toshihiro Nishikado diseñó para la emblemática Taito uno de los juegos más populares de todos los tiempos. De hecho, se hizo tan popular que se convirtió en un ícono de la historia de los videojuegos y de la cultura pop. "Los invasores del espacio" o "Space Invaders" y sus "marciantos", están de cumpleaños. Su creador reconoce que se inspiró en la novela de H.G Wells: "La Guerra de los Mundos" para diseñar a éstos simpáticos personajes. En 1980, se convirtió en el primer juego arcade de la historia que se adaptó para un sistema doméstico. Según Taito, a lo largo de estos 30 años la franquicia ha generado más de 500 millones de dólares en conceptos de licencias de explotación. 

 

La dinámica del juego, que hoy puede parecer sencilla; consistía en manejar un láser móvil por la parte inferior de la pantalla, detrás de unas barricadas desde las que el usuario se cubría. Desde la parte inferior, varias filas de alienígenas avanzaban de lado a lado de la pantalla e iban descendiendo poco a poco. El objetivo era eliminarlos a todos con el láser. Sin embargo, a medida que se iba dando de baja a los integrantes de cada horda de alienígenas la velocidad del pelotón aumentaba, y si llegaban a la barricada se perdía. Además, eventualmente, algunos disparaban. La dificultad del juego aumentaba nivel tras nivel. Los marcianos se volvían más agresivos, se movían cada vez más rápido y las barricadas estaban cada vez más dañadas. Por último, de vez en cuando aparecía una nave extraterrestre en la parte superior de la pantalla para dar puntos extra. La gran novedad del juego era que carecía de un temporizador y había introducido una nueva forma de jugar basada en puntos y en un aumento de la dificultad en forma progresiva. 

 

¿Por qué este "invasor" se inspiró en los marcianos pixelados?. " Los veo como un símbolo de nuestra era y el nacimiento de la tecnología moderna, con los videojuegos, las computadoras, Internet, los celulares, los piratas informáticos y los virus. ¡Y el "invasor del espacio" ( Space Invaders) es una definición bastante buena de lo que estoy haciendo!, afirma el artista urbano anónimo. Pero no parece estar solo en esta cruzada "la gente me ha enviado fotos de los extraterrestres en ciudades en las que nunca he puesto un pie adentro. Lo veo como algo positivo, una clase de tributo. Consideraba fijar una estrategia de grupo pero es muy difícil delegar este trabajo", destaca. 

 

Para pegarlos elige un cemento extra-fuerte; pero nada garantiza que se suelten. Obviamente algunos encargados de edificio, por ejemplo, han intentado despegarlos. Incluso muchas veces se rompen porque los mosaicos son muy frágiles. Pero este trabajo, emparentado también con el "street-art", tiene un condimento extra: Sumar puntos en cada ciudad . Sí, como en el juego. De acuerdo a la composición, tamaño y ubicación pueden valer desde 10 a 50 puntos. Se tarda por lo menos dos semanas en invadir un lugar (ver dónde se ubican, el tamaño que van a tener, la altura a la que se debe llegar, pegarlos, etc). A veces tuvo problemas con la policía; "pero es parte del juego", afirma. Taito Corporation no tomó medidas contra este "original" invasor que creo muchísimas variaciones de los originales marcianos. 

 

En el site hay un mapa del mundo donde está marcada cada invasión; la cantidad de marcianos en cada lugar y los puntos que suman. Incluso, "por cada ciudad invadida tengo un plano en el que indico la posición de cada pieza colocada", indica el creador. Estas guías se pueden adquirir en la propia web del movimiento Space-invader. Están Los Ángeles, Manchester, Viena, Nueva York, Rotterdam o Tokio, entre otras. Sólo "una pequeña parte" de todas las fotos de las invasiones están subidas en la página; se pueden descubrir muchas más en sitios como Flickr.com.

 

Esto es "más un experimento que una protesta. Obviamente también hay algo lúdico y político, porque en el 99% de los casos no tengo autorización", relata el creador; que ahora transita una nueva etapa que él llama ""RubikCubist" inspirada en el Cubo de Rubik como base para cuadros y esculturas. El fenómeno de los Space Invaders es tal que muchas revistas, páginas webs y blogs se hacen eco de las invasiones pacíficas e intentan "censar" los marcianitos de cada ciudad, tarea que parece imposible por el crecimiento exponencial de éstos. Desde ahora habrá que mirar con más atención las calles de todo el país. Cualquier ciudad puede ser la elegida por estos simpáticos invasores.

Fuente: Clarín

Diario El Libertador Edición On Line






Virginia Sweaters - Galería paseo del Pilar - Corrientes




www.corrientescate.com

(c) 2008 - 2018 - Corrientescate.com - Corrientes - Provincia de Corrientes - Argentina