28-09-2008

Política Nacional

La Autonomía De Cobos Despierta Críticas Y Adhesiones Por Igual

Especialistas consultados por lanacion.com se mostraron a favor y en contra de la actitud que tuvo el vicepresidente al frente del Poder Ejecutivo, durante el viaje de Cristina Kirchner a Nueva York

Activo y con agenda propia. Así se mostró el vicepresidente Julio Cobos al frente del Poder Ejecutivo por el viaje de la presidenta Cristina Kirchner a Nueva York. Durante los cinco días que la mandataria permaneció en Estados Unidos, Cobos se reunió con el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, y con el presidente de la Federación Agraria Argentina, Eduardo Buzzi, ambos declarados enemigos del Gobierno.

La actitud del titular de la Cámara alta despertó críticas en el oficialismo y aumentó la tensión con el Gobierno. Los encuentros con Macri y Buzzi llevaron al límite la relación con el kirchnerismo, que llegó a reclamarle la renuncia si no estaba dispuesto a apuntalar las políticas del Gobierno.

El encargado de manifestar el fastidio oficial fue el jefe del bloque kirchnerista en el Senado, Miguel Angel Pichetto, que calificó la actitud del vicepresidente de "conspirativa" y advirtió: "Si no acompaña a la Presidenta, tiene que irse".

La respuesta no se hizo esperar. "Conspirativo es pedir, día tras día, la renuncia de quien goza de legalidad y legitimidad en su mandato popular", sostuvo Cobos.

El vicepresidente atraviesa un momento de gran popularidad desde su famoso voto "no positivo", que desterró las posibilidades del Gobierno de imponer las retenciones móviles agropecuarias y el reconocimiento de la ciudadanía potencia su perfil opositor. Pero, ¿qué papel cumple Julio Cobos en el Gobierno?

El sociólogo Ricardo Rouvier sostuvo a lanacion.com que la agenda de Cobos se pone en paralelo con la de la Presidenta, en una actitud que no deja de provocar "perplejidad".

Y agregó: "Al reunirse con adversarios del gobierno termina interceptando la decisión presidencial. Es un conflicto institucional latente, y significativo por la investidura de ambos. Nuestro diseño institucional es presidencialista, por lo tanto ambos no son pares; y Cobos actúa como si lo fuera".

La ambigüedad de Cobos. Parecido es el pensamiento de Gustavo Martínez Pandiani. Para el decano de la Facultad de Ciencias de la Educación y de la Comunicación Social de la Universidad del Salvador, Cobos mostró esta semana el "posicionamiento ecléctico" en que se encuentra. "Aunque ocupa un lugar institucional en el oficialismo, envía señales políticas a la opinión pública que son interpretas como acciones de oposición. La pregunta crucial que nos hacemos los politólogos es cuánto tiempo más puede permanecer en esta inédita ambigüedad discursiva", sostuvo Martínez Pandiani.

"La mayoría de la gente identifica a Cobos como un actor más cercano a la oposición que al oficialismo. Su gestualidad pública y las recientes reuniones con Macri y Buzzi, entre otros, refuerzan esta percepción. Es probable que en los próximos meses se produzca una suerte de sinceramiento comunicativo de su posicionamiento opositor. La prueba de fuego estará dada por las elecciones legislativas de 2009", describió a lanacion.com .

Una de las soluciones la explicó Rouvier, el asesor que eligió la Presidenta para mejorar su imagen después de la crisis política tras la pelea con el campo. Según plantea, al vicepresidente le caben dos posibilidades: "O se somete a la jerarquía institucional, o se va. Ser opositor al gobierno del cual se forma parte, revela un conducta no normal y un aprovechamiento indebido de la situación".

Sin dañar a Cristina. Distinta es la posición de Sergio Berenstein. El director de Poliarquía Consultores sostuvo a lanacion.com que Cobos ha venido desarrollando una agenda "muy intensa" en la que combina actividades que casi siempre resultan "incómodas para el oficialismo, aunque no estén específicamente diseñadas para lograr tales efectos", aunque destacó que "nada de esto es para dañar a la Presidenta".

Entre las razones que justifican el comportamiento, Berenstein aseguró que los atributos del vicepresidente son muy limitados, por eso Cobos maximiza la posibilidad de mantener su presencia mediática.

"Tiene más del doble de imagen positiva que Cristina Kirchenr y encabeza, con más del 60%, la tabla de posiciones. Encima el gobierno permite que sea agredido por gente totalmente desacreditada como D´Elia, la cual le torna aún más atractivo para el electorado moderado", describió Berenstein, al tiempo que reconoció que la "situación es irregular y envía un mensaje negativo a la sociedad".

Por su parte, Enrique Zuleta Puceiro, dijo: "Cobos desarrolla una estrategia consciente y deliberada de reinterpretación de la institución. Es una experiencia que fortalece la institucionalidad y que abre la estructura de poder. Modera las tendencias personalistas tradicionales en el hiperpresidencialismo argentino y abre la posibilidad de mayor pluralismo y apertura politica", dijo Enrique Zuleta Puceiro.

El titular de OPSM aclaró que con su actividad, Cobos rompió el molde que tenían los vicepresidentes en la Argentina, que eran decorativos. "Esto fortaleció la imagen que la sociedad tiene de la institución presidencial y de la división de poderes. Veo positiva su política de diferenciación, en la medida en que no responda a una estrategia de crecimiento puramente personal", analizó.

Y añadió: "El límite es difícil y debe preservar el equilibrio. Su misión es fortalecer y no debilitar las instituciones. En tal sentido, las entrevistas con figuras de la oposición deben ser vistas positivamente; debe superarse una etapa de intolerancias mutuas".

En tanto, Rosendo Fraga manifestó a lanacion.com que la Argentina vive dos fenómenos absolutamente singulares. El primero es que un matrimonio ejerciendo el poder en forma conjunta o compartida. El segundo: el vicepresidente que duplica la imagen positiva de la Presidenta.

"La Argentina vive así dos situaciones políticas muy especiales, donde hay una presidenta en ejercicio, alguien que ejerce el poder real en forma abierta [Néstor Kirchner] y un tercero que se mueve en el campo de la imagen, dijo el director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría.

Un claro ejemplo de ello, explicó Fraga, se ve en el hecho de que el vicepresidente haya ratificado su independencia política respecto a la Presidenta, al recibir [como titular del Poder Ejecutivo] a figuras enemistadas con el Gobierno.

"Sólo han pasado nueve de los 48 meses del mandato de la dupla Cristina-Cobos. Sin una recomposición de las relaciones políticas entre ambos, será muy difícil la convivencia. Si la Presidenta quisiera desplazarlo, tendría que hacerle juicio político y para destituirlo y para ello, tener dos tercios del Congreso, lo que hoy no tiene. Por esta razón, si Cobos se mantiene firme no hay forma de desplazarlo", sentenció Fraga.

 

Fuente: La Nación

Diario El Libertador Edición On Line






Virginia Sweaters - Galería paseo del Pilar - Corrientes




www.corrientescate.com

(c) 2008 - 2018 - Corrientescate.com - Corrientes - Provincia de Corrientes - Argentina