29-09-2008

Crisis En Estados Unidos

El "plan Salvataje" De Bush Fue Rechazado Por 228 Votos A 205

En una votación para el infarto que sacudió a Estados Unidos y al mundo, la Cámara de Representantes rechazó hoy una histórica ley de rescate financiero, pese a las advertencias del presidente George W. Bush de que la norma era la forma de evitar un colapso de la economía.

El índice industrial Dow Jones perdió 777 puntos, su peor caída de la historia en una sola jornada, superior a los 684 puntos registrados al día siguiente de los atentados de septiembre de 2001, aunque en términos de porcentaje el desplome no fue tan grave como el del Lunes Negro de 1987.

Líderes tanto de los bloques parlamentarios demócrata como republicano prometieron hacer un nuevo intento con otra ley de salvataje, y la Cámara de Representantes decidió reunirse el jueves en vez de iniciar un receso por lo que queda del año, como tenía previsto.

Los mercados en Wall Street comenzaron a desplomarse incluso antes de que la cámara baja del Capitolio rechazara la ley por 228 votos contra 205, en medio de la mayor crisis financiera en Estados Unidos desde la Gran Depresión, en 1929, y a cinco semanas de las elecciones presidenciales y parlamentarias.

Pese a las presiones de los líderes de sus partidos, muchos legisladores del oficialismo republicano y de la oposición demócrata no se mostraron dispuestos a dar el sí al impopular proyecto y correr así el riesgo de sufrir un voto castigo el próximo 4 de noviembre, según estimaron analistas.

Visiblemente nervioso, el secretario del Tesoro estadounidense, Henry Paulson, dijo tras la votación que urgía hacer algo.

"Necesitamos trabajar tan rápido como sea posible. Necesitamos volver a presentar algo que funcione", dijo Paulson.

El plan había sido respaldado, con reservas, por los candidatos presidenciales y senadores demócrata, Barack Obama, y republicano, John McCain.

Más de dos tercios de los republicanos y un 40% de los demócratas votaron contra la norma, pese a que líderes de ambos bloques habían anunciado ayer un principio de acuerdo para aprobar hoy la ley después de más de una semana de arduas negociaciones.

El proyecto, que preveía la mayor intervención estatal de Washington en los mercados en casi un siglo, hubiera otorgado al gobierno manejo casi ilimitado de 700.000 millones de dólares para comprar la "deuda tóxica" de instituciones bancarias afectadas por crisis de los préstamos inmobiliarios de alto riesgo.

Las mayores resistencias al plan provinieron del sector más conservador de los republicanos, que se oponían sobre todo a la intervención del estado en la economía, y de demócratas que consideraban inaceptables que los contribuyentes tuvieran que hacerse cargo de las deudas de los bancos.

La pregunta entre los legisladores en Washington era qué pasos seguir ahora. El Congreso tenía pensado llamar a un receso para que los representantes puedan volver a sus circunscripciones a hacer campaña, pero decidió volver a sesionar el jueves.

"Estamos listos para continuar trabajando sobre esto", dijo el representante demócrata Barney Frank, presidente de la Comisión de Asuntos Financieros de la cámara baja, citado por la cadena CNN.

"La crisis todavía está con nosotros. Debemos avanzar, y esperamos que los mercados recibirán ese mensaje", dijo la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, en conferencia de prensa tras la votación.

Pelosi no quiso aventurar si una nueva ley será votada el jueves, cuando vuelva a sesionar la cámara baja.

Bush expresó su malestar con el no a la norma que impulsaba.

"Estoy decepcionado por la votación. Presentamos un plan que era grande porque tenemos un problema grande", declaró el mandatario, quien prometió mantener las presiones sobre el Congreso para que sancione un nuevo paquete de rescate.

El mismo Bush ya había pedido esta mañana la aprobación urgente del paquete, en su enésima aparición pública desde que comenzó la catarata de quiebra de bancos y desplomes bursátiles que de Estados Unidos se propagó a todo el mundo, hace 15 días.

Los candidatos presidenciales también siguieron el tema paso a paso, aunque de lejos.

En Westminster, Colorado, Obama llamó a los legisladores a permanecer en Washington y aprobar una ley que lidie con la delicada situación.

El senador dijo además que las políticas de desregulación a las que adhiere su rival McCain contribuyeron a desencadenar la actual crisis, y que continuar esas políticas como presidente será una apuesta que el país no podrá soportar.

"Uno de los mensajes que tengo para el Congreso: háganlo", dijo el senador Obama en un acto de campaña.

El candidato se manifestó optimista en que el Congreso finalmente aprobará alguna medida para hacer frente al problema, aunque advirtió que no será fácil, que será un camino "pedregoso".

Por su parte, McCain responsabilizó a Obama por el fracaso de la ley, al decir que su adversario y sus aliados habían inyectado una dosis innecesaria de política y proselitismo en los esfuerzos por sacar adelante algún plan para enfrentar la crisis.

Pero "ahora es tiempo de arreglar el problema, no de echar culpas", dijo el senador republicano a periodistas en Des Moins, Iowa.

El candidato llamó al Congreso a volver al trabajo y sancionar alguna iniciativa.

 

Fuente: Télam

Diario El Libertador Edición On Line






Virginia Sweaters - Galería paseo del Pilar - Corrientes




www.corrientescate.com

(c) 2008 - 2018 - Corrientescate.com - Corrientes - Provincia de Corrientes - Argentina