06-08-2008

Creciente Tensión

Bolivia: Dos Muertos A Cinco Días Del Referéndum

Hubo un enfrentamiento en la ruta que une La Paz con Oruro, en una protesta de mineros que reclaman la reducción de la edad jubilatoria. El domingo, Evo Morales y ocho de los nueve gobernadores ponen en juego sus cargos en plebiscitos revocatorios.

En un clima de creciente tensión, el incidente más grave se llevó la vida de dos mineros, Hernán Montero y Miguel Alegre, abatidos por balazos en el pecho, cuando un grupo de manifestantes del sector chocó con la policía. El hecho ocurrió a 220 kilómetros de esta capital, sobre la estratégica ruta que une La Paz con Oruro y el resto del occidente boliviano.

Unos 4.000 miembros de la Central Obrera Boliviana (COB) y empleados de Huanuni, la mina de estaño más grande del país, venían cortando la ruta desde la semana pasada en reclamo de una ley previsional que reduzca la edad jubilatoria de 65 a 55 años. Pero ayer los policías los forzaron a levantar el bloqueo.

La gresca se disparó con piedrazos a los uniformados, petardos y el uso de dinamita y anfo, con el que derribaron un puente caminero. La policía lanzó gases lacrimógenos y, al cierre de esta edición, aún se ignoraba quién había disparado las armas que mataron a los mineros.

Pero el clima de guerra también se trasladó a Tarija, el asiento de la principal reserva de gas del país, cuando grupos locales opositores forzaron la suspensión de un encuentro entre Morales, Hugo Chávez y Cristina Kirchner (ver aparte). A eso se sumó una marcha de discapacitados que reclaman un subsidio anual de US$ 430 y la huelga de hambre iniciada el domingo por varios de los principales referentes políticos de la llamada "media luna", la zona oriental y más rica del país, pidiendo la devolución de unos fondos de la renta petrolera que el Gobierno usa en un bono vitalicio a jubilados. En su rol de fogonera de esa ola de protestas, la oposición ha hallado un modo eficaz de sembrarle de clavos el camino al presidente Morales hacia el referendo del domingo. Voceros del oficialismo han admitido a Clarín la legitimidad de algunas de estas demandas populares.

Pero al mismo tiempo subrayan que -planteadas en este momento- contribuyen a debilitar al Gobierno y acaban favoreciendo a una oposición conservadora que aún no ha digerido que un indígena lidere al país y busca arrebatarle al Estado nacional el manejo local de los impuestos tras el boom del gas.

En especial, en el Palacio Quemado le apuntan como principal instigador de la revuelta minera a Jaime Solares, un jefe regional de la COB que nunca pudo sacudirse de encima sospechas que le atribuyeron de ser informante del ex dictador Luis García Meza.

Fuente: Clarín

Diario El Libertador Edición On Line






Virginia Sweaters - Galería paseo del Pilar - Corrientes




www.corrientescate.com

(c) 2008 - 2018 - Corrientescate.com - Corrientes - Provincia de Corrientes - Argentina